Sonaron las campanadas, comimos las uvas y entramos en el 2020 con ilusión y una lista de buenos propósitos. Una promesa habitual es mejorar nuestro estado de forma, meta que podemos conseguir con ayuda de un entrenador personal en Zaragoza.

Uno de los mayores errores que se suele cometer en la incorporación de nuevas rutinas a nuestra vida diaria es confiar a la excitación colectiva del cambio de año el compromiso de hacer el cambio. Un buen consejo para empezar es no esperar a estar motivado, puesto que la motivación fluctúa fácilmente en función de nuestro estado de ánimo. Un entrenador personal en Zaragoza puede acompañar tus primeras sesiones deportivas, ayudándote a vencer la pereza de arrancar, una vez que la ilusión del primer momento decae.

Además, puedes incorporar a tu rutina diaria de actividades los nuevos hábitos de forma escalada, en grado de dificultad, para que sean fáciles de llevar a cabo.

Por ejemplo, si decides apuntarte a un gimnasio, no pretendas tener la ropa, la mochila del gym o las bambas precisas para usar en el entrenamiento desde el primer día, sino, básicamente, agarra lo que ya tienes en tu armario y sal a entrenar. No debe ser un condicionante para empezar la nueva actividad el hecho de no disponer de estos elementos al principio. Poco a poco, irás añadiendo a tu vestuario la ropa y los materiales más apropiados.

Acompañando a la idea anterior, podríamos mencionar aquí la importancia de emplear esa misma filosofía, pero a la inversa, es decir, para dejar poco a poco los hábitos menos saludables de nuestras costumbres: fumar, ver tele, comer insano…

En Feelness Zaragoza esperamos que esta información te sea de utilidad para plantearte tus objetivos de año nuevo de manera realista y que, de este modo, puedas alcanzarlos con más facilidad.